sábado, 25 de julio de 2009

Si tuviese la valentía necesaria,
la madurez para marcharme
lo haría ahora mismo.
Pero al ver tu rostro y esa lágrima
que recorre tus grietas
lloro contigo y me debilito.
Me necesitas a tu lado,
aunque quieras estar en soledad.

No hay comentarios: