jueves, 13 de agosto de 2009

Esa extraña sensación del saber todo, pero no entender nada inundó en mi. Fue un equilibrio extraño, pero menos asfixiante que saber todo y entenderlo, no teniendo que descubrir.

No hay comentarios: