domingo, 28 de febrero de 2010

Todo es tan raro, comienza a moverse el suelo, sientes una vaivén en tu cuerpo, las piernas las sientes como hilos y las paredes como hojas. Es una sensación interminable, una energía incontrolable. Yo no estaba prepara, mis ojos solo se mojaban con las lagrimas, mis piernas temblaban como si fuese un terremoto propio. Nadie está preparado para una tragedia, nadie olvida la magnitud, todos están alertas y yo no puedo dormir otra noche más.

27 de Febrero de 2010, no te olvidaré nunca.

No hay comentarios: