miércoles, 3 de marzo de 2010

No sé si pueda salir con toda la seguridad a la calle, no sé si pueda dejar solos a mis seres queridos, no sé si me atreva estar en pisos altos o ir a la playa. Tengo miedo a no poder controlar lo incontrolable, a no poder evitar lo inevitable a no estar con los que quiero si sucede algo. Tengo miedo a las calles, tengo miedo a los ruidos y movimientos. Dormir me cuesta y me siento vulnerable. Estoy alerta, esperando que suceda algo más y poder ayudar a los que tengo cerca. Busco cualquier cosa para distraerme, no quiero ver noticias, no quiero saber nada, no tengo ánimos de nada. Porque lo que fue para mi un susto, un movimiento, para otros fue muerte, destrucción y un infierno. ¡No somos nada!

No hay comentarios: