domingo, 25 de abril de 2010

Inseguridades.

Cuando todo anda de una forma que no sabes si terminará bien o mal. No me preocupa lo fácil o difícil que sea, no me importa si no me deja tiempo, no me importa si me deja cansada, lo que más me preocupa son mis inseguridades. Que ahora las siento a flor de piel cada vez que estoy más cerca del futuro que quiero. Ni siquiera sé si tengo la capacidad de enfrentar todo, siento un cansancio existencial y mucho miedo. Nadie puede hablar como si supiera lo que me pasa, como si supieran lo que pienso. No todos enfrentamos la realidad de la misma manera, no todos miramos las cosas con los mismo ojos. La constancia no es mi aliada y la fe muchas veces me abandona. Obvio que quiero surgir, pero también me gustaría dejar todo a un lado. Callar a todos los que se dan el lujo de opinar, decir que quiero equivocarme, que debo equivocarme, que puedo equivocarme. Aunque le temo tanto al fracaso, al caer y no levantarme. No sé perder.

1 comentario:

Fel Poblete dijo...

no es inseguridad, es miedo. Intenta afrontar sin medir consecuencias, luego, quizás te arrepientas, pero es mejor que no hacerlo. Haz todo de una vez lo mejor que puedas, y después, se feliz (: