domingo, 25 de julio de 2010

He llegado al punto de no querer más, puedo gritar lo feliz que soy, pese a todas las dificultades le doy una sonrisa a la vida. No cambio por nada lo que tengo, aunque aún tengo ambiciones en mi vida. Era hora que me tocara a mi, estaba cansada de ser la martir de miles de historias que cruzan la mía. Me pueden llamar conformista, pero tengan en cuenta que yo intenté cambiar las cosas y aún lucho por eso, aunque hayan cosas que no tienen solución. Quiero que mi vida siga así siempre.

No hay comentarios: