domingo, 3 de abril de 2011

Ella quiere guardar los recuerdos en una caja, cavar profundo en su corazón y muy fondo guardarla, atesorarla. Para cuando se presente el momento, desenterrarla y entregarla, como un ritual, como un momento imborrable. Pero tiene miedo de perderla entre todas las cosas que guarda ahí, tiene miedo de quedarse con ella, tiene miedo de que algún recuerdo se escape del encierro. Puede que el corazón se desangre y la caja se inunde, se ahogue. Tiene miedo que no aparezca el dueño de los recuerdos, ella no pedía recompensa, no pedía ni un "gracias", solo pedía que no los olvidara.

No hay comentarios: