domingo, 22 de mayo de 2011

No quiero recibir migajas, no quiero pedir nada a cambio, esperar algo. Pensaba que los sueños podían dejar de ser sueños fácilmente, pero me equivoqué. Entonces, aquí estoy agregando otro montón de desilusiones a mi colección, dándole vida al pasado, esperando que mañana sea un mejor día. No siempre las cosas pueden estar en su perfecto equilibrio, no siempre se puede sonreír...pero tampoco llorar. Yo sólo me consuelo con que nunca llueve eternamente.

No hay comentarios: