jueves, 4 de agosto de 2011

Contaminaré mis pulmones.
Contaminaré mi higado.
Contaminaré mi cabeza.
Contaminaré mis manos.
Contaminaré las palabras.
Contaminaré las caricias.
Contaminaré todo, menos mi corazón.
Porque ya hicieron ese trabajo.
Porque ya me encargué de eso.

No hay comentarios: