domingo, 12 de febrero de 2012

Dime que no hay vuelta atrás, 
dime que al mirarme no sientes nada, 
que no matarías por conseguir el coraje para volver,
que no te sientes solo, 
que lo tienes todo solucionado.
Que tus manos no se enredarán en mi pelo,
que tus labios no están sedientos de mis labios,
que ya no soy especial ni única.
Que esto no fue nada,
que nunca debió pasar.
Dímelo y renuncio, no vuelvo.
Dime la verdad, no te calles.
O miénteme, pero miénteme a la cara.

Dime que la vida es fácil,
dime que el amor es oro
dime que no hay que hacer y lo haré
dime que el tiempo brilla
y no descansaré hasta opacarlo.

No hay comentarios: