martes, 21 de agosto de 2012

Siempre digo lo mismo, siempre digo que renuncio y no lo hago, viví mucho tiempo con algo que nunca existió, creyendo que era diferente. Si me preguntan si siempre he sido tan ilusa, yo diría que sí, pero esta vez ya superó los límites. Tuve todos los datos y cambié la historia, me la creí entera, pero sólo era mía, los demás personajes fueron parte de mi imaginación. Ahora se me viene toda la narración a mí, los personajes vienen a cobrar venganza y a decirme que era su historia y yo me metí ahí, que tenga otra, que rehaga la mía y les creo, les doy crédito. Ahora las cosas son más fáciles, pero yo tengo que hacerlas así, todo depende de mi, de tejer la trama, de alejarme de todo lo que un día me hizo sentir como hasta ahora me siento. ¿Me falta madurar? Eso sí que sí, siempre me creí tan independiente, hasta de mi misma, que me alejé tanto y ahora tengo que volver a mi.

1 comentario:

recojocolillas dijo...

Demasiada ingratitud!



(teatro viernes gratis?)
(pero enserio si po (: