sábado, 12 de enero de 2013

De una mujer desesperada.

Tengo que acabar con esto, tengo que sacarte ahora, porque después te quedarás impregnado como marca, como cicatriz, como herida sin sanar. Necesito quitar todo de raíz, porque tú me ahogas, me acechas, me dañas, me consumes y no lo sabes, lo peor de todo es que no lo sabes. Te quiero sacar pero no estás. Tengo que hacerlo ahora, porque sino me entregaré ciegamente a esto, me abriré a ti, abriré mi corazón, abriré mis brazos, abriré mis piernas. No lo quiero así, no te quiero así, a pedazos, con resquemor, no puedo continuar con las sombras, porque tú eres solo el recuerdo de lo que pasó, de lo que sucedió en mi. Me obsesiona la idea de olvidarte, me aterra, ¿Cuántas veces lo he intentado? Quisiera ocupar mi corazón, pero no usarte de excusa si no resulta. No quiero escribirte más, no quiero soñarte, pensarte, no quiero nada tuyo. ¿Por qué es tan difícil? tú no me das nada. Realmente sí. Me das vacío, desamor, indiferencia y una soledad que alimento día a día, y si sigo así, será irreparable, no habrá vuelta atrás. No te culpo, tú no tienes la culpa de que yo aún siga contigo pero sin ti, que te invoque, que te recuerde, que te llame, que te odie, que te culpe, que te jure, que te escriba. Las ganas de llorar no me las ha quitado el sueño, ni tu "mal cariño", ni los años. Malo, cruel, egoísta, inconsistente, ¿Por qué no me quieres? ¿Por qué no puedes quedarte?, ¿Por qué me dejaste a la deriva? Yo a esta hora te acariciaría el pelo, estaría contigo en todo, aunque te equivoques, te miraría y juraría estar contigo siempre, porque es eso lo que quiero. Me erizas la piel, me sumerges, me absorbes.
Te tengo que dejar de escribir, y agradece que no concreté la idea de dirigirme a tu casa para verte o inventé una excusa para hablarte. Te dejo de escribir porque ya no puedo más. Te quiero ser infiel, te quiero vomitar, te quiero olvidar, te quiero...


Extracto de mi vida

No hay comentarios: