miércoles, 14 de septiembre de 2016

Aviéntame

En la espera de que VUELVAS y tal vez vuelvas POR MÍ

Te extrañaré, no mentiré



Me duele que NO ESTÉS
y tú TE VAS...

miércoles, 29 de abril de 2015

Vuelvo

Salgo de mi casa. Camino por el pasaje sabiendo que quizás las cosas ya no serán igual que antes. Mi vecina regando como todos los días a la misma hora. No siempre le pongo atención. Esta vez sí. El olor que emana, ese olor a tierra mojada, ese olor que tanto me gusta, me hace recordar veranos, vacaciones cuando tenía menos edad y más sueños. Quizás los sueños son inversamente proporcional a la edad que uno tiene. La miro, pero no para saludarla, solo veo lo que está haciendo, como lo hace, moviéndose de un lado para otro, intentando que toda la tierra quede húmeda. Camino hacia el paradero. Miro la hora en mi teléfono, realmente no me importa, porque hago eso para saber si hay un mensaje de ti. No lo hay. Eso no es novedad. Y quiero que no me importa, como lo haces tú. Me gustaría tener esa actitud tuya, ese semblante duro, esa retirada que siempre tienes. Yo siempre demando. Siempre estoy ahí, aunque el orgullo me coma por dentro. Y quizás no es algo de amor, es propio de la forma de ser. Pasan cinco minutos, decido caminar, no quiero esperar, ni la micro ni tu mensaje que nunca llegará. Camino y mis pensamientos deciden acompañarme, por lo menos no voy sola. Y no sé adónde ir. Quiero buscar las tantas respuestas que me hacen falta, de esas que tú te cansaste de entregarme. Realmente quiero que todo sea como antes. No. Realmente no quiero eso. No todo tiempo pasado fue mejor. Al contrario, espero con ansias que sea bueno lo que venga, que alguna sorpresa llegue. ¿Lo mejor está por venir?

domingo, 16 de febrero de 2014

Términos y condiciones

Después de todo, no entendí bien, si tenía que firmar y aceptar tus condiciones o si yo podía aportar en lo nuestro. Dijiste claramente que no tenía derecho a apelaciones ni segundas opiniones, estaba demasiado arrepentida como para reclamar, me sentí llena de cosas desagradables y pensé que ni siquiera me estabas dando garantía extra por si algo malo pasaba o algún ticket de devolución de todo lo que he hecho y sentido por ti. Al final, acepté todo, con el fin de reivindicarme y poder disfrutar a ciegas de lo que estaba obteniendo, apostando a ganador. Pero sabes que, no es que me importara firmar un contrato ni aceptar los términos y condiciones, sino que lo que más me preocupa, es la letra chica.

miércoles, 26 de junio de 2013

Me encuentro sumergida en todo lo que te rodea,
desde tu pelo hasta tus miedos
desde lo que dices hasta lo que evitas,
desde un abrazo hasta un te quiero.
Parece no haber salida, por lo menos,
no la encuentro,
dentro de todo lo que temo,
lo que quiero,
lo que soy.
Y no pides nada,
pero tu boca,
llama a quedarme,
a invocarte a esta hora de la noche,
a entender que todo,
no ha sido casualidad,
ni contrato,
ni huida.
No me queda más que definir,
entre tus ojos, tus brazos,
tu espalda, tu pelo,
tu ternura, tu amor,
que lo que ahora sucede,
que ha estado sucediendo hace tiempo,
es que te quiero,
con todo, con nada
y no exagero al decir que mucho,
que crece, que ya no lo puedo evitar.

viernes, 31 de mayo de 2013

Personas que se encontraron en la vida ya no se vuelven a encontrar, 
por una extraña razón que ellos y todos desconocen, 
luego de perderse, no se vuelven a encontrar jamás. 
No pueden coincidir porque no se ponen de acuerdo, 
no se ponen de acuerdo porque no coinciden. 
Así son las vueltas de la vida,
dejando de lado y desechando.
Así pasa la vida y la gente jamás se vuelve a encontrar
porque no son capaces de volverse a buscar.

sábado, 6 de abril de 2013

En la doliente soledad del domingo - Gioconda Belli


Aquí estoy,
desnuda,
sobre las sabanas solitarias
de esta cama donde te deseo.

Veo mi cuerpo,
liso y rosado en el espejo,
mi cuerpo
que fue ávido territorio de tus besos,
este cuerpo lleno de recuerdos
de tu desbordada pasión
sobre el que peleaste sudorosas batallas
en largas noches de quejidos y risas
y ruidos de mis cuevas interiores.

Veo mis pechos
que acomodabas sonriendo
en la palma de tu mano,
que apretabas como pájaros pequeños
en tus jaulas de cinco barrotes,
mientras una flor se me encendía
y paraba su dura corola
contra tu carne dulce.

Veo mis piernas,
largas y lentas conocedoras de tus caricias,
que giraban rápidas y nerviosas sobre sus goznes
para abrirte el sendero de la perdición
hacia m mismo centro
y la suave vegetación del monte
donde urdiste sordos combates
coronados de gozo,
anunciados por descargas de fusilerías
y truenos primitivos.

Me veo y no me estoy viendo,
es un espejo de vos el que se extiende doliente
sobre esta soledad de domingo,
un espejo rosado,
un molde hueco buscando su otro hemisferio.

Llueve copiosamente
sobre mi cara
y solo pienso en tu lejano amor
mientras cobijo
con todas mis fuerzas,
la esperanza.

miércoles, 3 de abril de 2013

"¿Qué es lo nuestro? Por ahora, al menos, es una especie de complicidad frente a los otros, un secreto compartido, un pacto unilateral. Naturalmente, esto no es una aventura, ni un programa, ni -menos que menos- un noviazgo. Sin embargo, es algo más que una amistad"

sábado, 12 de enero de 2013

De una mujer desesperada.

Tengo que acabar con esto, tengo que sacarte ahora, porque después te quedarás impregnado como marca, como cicatriz, como herida sin sanar. Necesito quitar todo de raíz, porque tú me ahogas, me acechas, me dañas, me consumes y no lo sabes, lo peor de todo es que no lo sabes. Te quiero sacar pero no estás. Tengo que hacerlo ahora, porque sino me entregaré ciegamente a esto, me abriré a ti, abriré mi corazón, abriré mis brazos, abriré mis piernas. No lo quiero así, no te quiero así, a pedazos, con resquemor, no puedo continuar con las sombras, porque tú eres solo el recuerdo de lo que pasó, de lo que sucedió en mi. Me obsesiona la idea de olvidarte, me aterra, ¿Cuántas veces lo he intentado? Quisiera ocupar mi corazón, pero no usarte de excusa si no resulta. No quiero escribirte más, no quiero soñarte, pensarte, no quiero nada tuyo. ¿Por qué es tan difícil? tú no me das nada. Realmente sí. Me das vacío, desamor, indiferencia y una soledad que alimento día a día, y si sigo así, será irreparable, no habrá vuelta atrás. No te culpo, tú no tienes la culpa de que yo aún siga contigo pero sin ti, que te invoque, que te recuerde, que te llame, que te odie, que te culpe, que te jure, que te escriba. Las ganas de llorar no me las ha quitado el sueño, ni tu "mal cariño", ni los años. Malo, cruel, egoísta, inconsistente, ¿Por qué no me quieres? ¿Por qué no puedes quedarte?, ¿Por qué me dejaste a la deriva? Yo a esta hora te acariciaría el pelo, estaría contigo en todo, aunque te equivoques, te miraría y juraría estar contigo siempre, porque es eso lo que quiero. Me erizas la piel, me sumerges, me absorbes.
Te tengo que dejar de escribir, y agradece que no concreté la idea de dirigirme a tu casa para verte o inventé una excusa para hablarte. Te dejo de escribir porque ya no puedo más. Te quiero ser infiel, te quiero vomitar, te quiero olvidar, te quiero...


Extracto de mi vida

miércoles, 28 de noviembre de 2012

A su amada esquiva

De tener tiempo y mundo suficientes,
no sería delito tu recato.
Dónde ir pensaríamos, sentados,
y en pasar nuestro amor en largo día.
Tú, en las riberas índicas del Ganges
en busca de rubíes; yo, plañendo
en las ondas del Humber. Te amaría
desde diez años antes del Diluvio:
y rehusar podrías, si quisieseis,
hasta la conversión de los judíos.
Mi vegetal amor se extendería
más vasto que un imperio y más despacio.
Unos buenos cien años yo daría
para alabar tus ojos y tu frente,
doscientos adorando cada pecho:
y quizá treinta mil en cuanto resta.
Mil años, por lo menos, cada parte,
si al fin tu corazón se me mostrase.
Pues, Señora, mereces tal respeto;
y amarte no podría a menos precio.

Pero, detrás de mí, yo siempre escucho
la carroza del tiempo, inexorable:
y allende de nosotros se dilatan
desiertos de la vasta eternidad.
No tendrás todo el tiempo tu belleza,
ni habrá de resonar en tu sepulcro
el eco de mi canto: pues gusanos
probarán tu inmortal virginidad:
tu honor sin par se habrá tornado polvo;
muertas cenizas todo mi deseo.
La tumba es un lugar íntimo y bello,
pero creo que allí nadie se abraza.

Por eso, ahora, cuando un fresco tinte
vive en tu piel cual matinal rocío,
y mientras tu alma diáfana transpire
por cada poro fuegos instantáneos,
vámonos a gozar mientras podamos;
como amorosas aves de rapiña,
devoremos al punto nuestro tiempo,
en vez de perecer entre sus fauces.
Envolvamos, pues, todas nuestras fuerzas,
nuestra dulzura toda, en una esfera:
nuestros placeres, bastos, adentremos
por el portal de hierro de la vida.
Si parar no podemos nuestro sol,
al menos obliguémoslo a correr

viernes, 5 de octubre de 2012

El humo del cigarro disipa todo...
El humo del cigarro disipa...
El humo del cigarro...
El humo del...
El humo...
El...
...

martes, 21 de agosto de 2012

Siempre digo lo mismo, siempre digo que renuncio y no lo hago, viví mucho tiempo con algo que nunca existió, creyendo que era diferente. Si me preguntan si siempre he sido tan ilusa, yo diría que sí, pero esta vez ya superó los límites. Tuve todos los datos y cambié la historia, me la creí entera, pero sólo era mía, los demás personajes fueron parte de mi imaginación. Ahora se me viene toda la narración a mí, los personajes vienen a cobrar venganza y a decirme que era su historia y yo me metí ahí, que tenga otra, que rehaga la mía y les creo, les doy crédito. Ahora las cosas son más fáciles, pero yo tengo que hacerlas así, todo depende de mi, de tejer la trama, de alejarme de todo lo que un día me hizo sentir como hasta ahora me siento. ¿Me falta madurar? Eso sí que sí, siempre me creí tan independiente, hasta de mi misma, que me alejé tanto y ahora tengo que volver a mi.

jueves, 14 de junio de 2012

Todas esas palabras no eran para mí, las escuché, pero no eran para mí. Todos esos momentos no eran para mí, los viví, pero no eran para mí. Todas esas expectativas no eran para mí, las proyecté, pero no eran para mí. Todas esas promesas no eran para mí, las creí, pero no eran para mí. Toda esa libertad no era para mi, la acepté, pero no era para mi. Todo ese miedo y frustración no era para mi, quise eliminarlo, pero no era para mí.Todo el mundo no era para mi, lo creí mío, pero no era para mí. ¿Por qué acepté en mi vida cosas que no eran para mi? Todas las respuestas no eran para mí, las tenía, pero no eran para mí. Todo lo que pensé que era para mí, nunca lo fue, uno vive de préstamos, uno vive con préstamos. Toda la vida no era para mí, ni la muerte, ni la gente, ni yo.

viernes, 25 de mayo de 2012

Todo está normal, no hay nada que esperar, no hay nadie allá afuera. La brisa me envuelve en el lento degradar de las cosas, en el desfallecimiento de los sentidos. Tan tenue, tan ligera me siento, tan minima ante todo esto que decido renunciar a las malas prácticas, a los malos amores, a los malos tragos. Me arranco, pero suave porque nadie me persigue, sólo mi mente, sólo mis miedos. Y estoy sola, refugiada en el mañana, en lo que fue, para no perder mis pasos avanzo uno y retrocedo dos. 

lunes, 30 de abril de 2012

"Sé que algún día tendrás una vida maravillosa.
Sé que serás una estrella en el cielo de alguien.
Pero ¿por qué, por qué, por qué no puedes ser,
no puedes ser del mío?"

jueves, 19 de abril de 2012

"No consigo dormir. Tengo un hombre atravesado entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo un hombre atravesado en la garganta"

miércoles, 4 de abril de 2012

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres
sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo derrotando imposibles
segura sin seguro
te dejo frente al mar descifrándote
sola sin mi pregunta
a ciegas sin mi respuesta rota
te dejo sin mis dudas pobres y malheridas
sin mis inmadureces
y mi veteranía
pero tampoco creas a pie juntillas todo
no creas nunca creas este falso abandono
estaré donde menos los esperes
por ejemplo en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano horizonte
sin horas en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra
estaré repartido en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen
y ojalá pueda estar de tu sueño
en la red esperando tus ojos
y mirándote.

martes, 3 de abril de 2012

La diferencia entre tú y yo, es que yo espero, yo me detengo y espero. No puedo seguir después de todo, indiferente, segura, tranquila. La diferencia entre tú y yo, es que tú puedes dejar todo atrás y volver, yo no puedo hacerlo, yo vuelvo constantemente. La diferencia entre tú y yo, es que yo no tengo excusas, no evado, enfrento todo lo que digo y siento. La diferencia entre tú y yo, es que tú tienes miedo, tú olvidas todo, tú vuelas, tú sigues. Yo estoy acá, yo me quedo para siempre, para cuando vuelvas, para cuando tengas el coraje de quedarte.


Ya le cogí el gustito a la espera.